Mala suerte para la asturianas. Junquera termina en la posición trigésimo cuarta

Llegó la gran cita del mundial de Tabor de ciclocross para la representación asturiana, en la que la suerte les dio la espalda, en cuanta a las féminas se refiere.
Aida Nuño era la única que conseguía terminar – posición 33ª -, en un día para olvidar. En la segunda vuelta sufría una fuerte caída dañándose una rodilla y rompiendo el cierre de una de sus zapatillas, lo cual hizo que perdiera muchas posiciones. Esto, unido a que ya en la primera vuelta pilló una montonera que también le quitó puestos, hizo que el resto de la carrera se pusiera muy cuesta arriba y según sus palabras “Me salí de la carrera sin encontrar buenas sensaciones y hundiéndome poco a poco”. Aún así no tiró la toalla y terminó la prueba.
Por otro lado, Rocío Gamonal estaba haciendo una magnífica carrera, a pesar de haberse visto también involucrada en la primera montonera, pero remontó posiciones y se la veía cómoda rodando en la posición décima cuarta, hasta que la mecánica dijo basta y rompió cambio y patilla, lo que la obligó a abandonar en la que quien sabe, podría haber sido su gran día, pero como decía Nuño, que te salga todo perfecto el día indicado, es muy complicado. Gamonal se va del mundial con muy buenas sensaciones, y es con lo que se queda, tal como manifestaba al termino de la prueba, que tuvo como vencedora a la francesa, Pauline Ferrand-Prevot, quien una vez más, al igual que hizo en el mundial de carretera celebrado en Ponferrada, destronaba a una de las grandes favoritas, Marianne Voss.

Por su parte, Mario Junquera terminaba su prueba – posición 34ª- muy satisfecho, con muy buenas sensaciones, aunque con pena de no haberse metido entre los treinta primeros. Hecho que igual hubiera conseguido de no haber bajado el ritmo a mitad de prueba para no pagarlo al final, pero tal como terminó, se arrepentía de haberlo hecho ya que hubiera podido ganar alguna posición más.

Clasificación junior
Clasificación féminas